sábado, 27 de enero de 2007

Nota Schopenhauer


Leer es solamente un sustituto para pensar por uno mismo; significa dejar que alguien más dirija tus pensamientos. Muchos libros, más aun, sirven solo para mostrar cuántas formas hay de estar equivocado, y qué tan lejos te extraviarías tu mismo al seguir sus guías. – Deberías leer solamente cuando tus propios pensamientos se sequen, lo cual por supuesto pasará con suficiente frecuencia hasta en las mejores cabezas; pero hacer desaparecer tu propio pensamiento por levantar un libro es un pecado contra el Espíritu Santo; es como salir de la naturaleza virgen para ver un herbario o grabados de paisajes.

A veces puede pasar que una verdad, una cavilación, que tu has descifrado lenta y laboriosamente pensando por ti mismo pudiese fácilmente ya haber sido escrita en un libro; pero es cientos de veces más valioso si tú mismo has llegado a ésta por tus medios. Pues solo así entrará esta a tu sistema de pensamiento como parte integral y miembro vivo, será perfecta y firmemente consistente con él y en acuerdo con todas sus otras consecuencias y conclusiones, llevando el tono, color y forma de tu entera manera de pensar, y habrá llegado en el momento preciso que se necesitaba; entonces permanecerá firme y para siempre alojada en tu mente. Ésta es una perfecta aplicación, inclusive explicación, de las líneas de Goethe:

Was du ererbt von deinen Vätern hast, Erwirb es, um es zu besitzen

Pues el hombre que piensa por sí mismo se llega a conocer con las autoridades por sus opiniones solo después de haberlas adquirido y meramente como una confirmación de ellas, mientras que el filósofo de libro inicia con sus autoridades, en lo que forma sus opiniones coleccionando las opiniones de otros: su mente luego se compara con las de los anteriores como un autómata se compara a un hombre vivo.

Una verdad que ha sido meramente aprendida se adhiere a nosotros solo como un miembro artificial, como un diente falso, como lo hace una nariz de cera, o a lo mucho como piel transplantada; pero una verdad ganada por nuestros medios es como un miembro natural: por sí mismo pertenece a nosotros. Esto es lo que determina la diferencia entre un pensador y un mero escolar.

2 comentarios:

JöriX dijo...

los libros son tan importantes..., aunque es mil veces más rico darse cuenta uno mismo de algo, o llegar a sacar una conclusión importante sobre cualquier cosa, y ojalá q sea sobre la misma vida, los libros son una herramienta importantísima, pueden hacer cambios en uno grandísimos, cambiar la manera de pensar y ver las cosas, y ojalá para bien, o para entender mejor el mundo, los libros y la lectura son lo mejor!

Dave dijo...

De hecho que sí.. ojalá uno tuviera más tiempo y facilidades para leer... es una experiencia miles de veces más rica que otros medios de comunicación más tecnificados.

La lectura nunca dejará de ser necesaria.