jueves, 22 de julio de 2010

Belleza universal

Vista de la tierra desde Marte

Al mirar esta mandarina veo lo poderoso de su genoma. Cuántos ciclos de creación y recombinación de ADN llevó a la creación de esta pequeña y maravillosa fruta. No es mi fruta favorita, pero es impresionante. Su fuerte color, su sabor, su tamaño. Tiene personalidad. Y bajo la fruta está mi mano sosteniéndola, una mano que lleva tanta evolución en sí como el universo mismo. Todo lo que sucedió en el pasado desde el momento cero concluye en este instante en el que mi mano toma esta fruta y me permite observarla, analizarla.

La belleza del continuum universal es que me permite ser quien quiero ser, por el designio mismo del universo. Es contradictorio a primera vista pues implica que tengo la libertad de ser quien el universo me dicta que sea, pero luego piensas: no puede ser contradictorio, es la forma en que el universo funciona, lo contradictorio es que yo que soy una pequeña parte de este gigantesco ser esté contrariando los designios mismos de las reglas de la física. Suena un poco místico para mi gusto, pero así es.

De la misma manera en que produjo esta mandarina, el universo logró converger en este ser que soy yo, en este instante. Un ser que prefiere el color amarillo, que vive enamorado de su propia vida, que piensa, que analiza, que es capaz de entender y crear los modelos conceptuales más complejos que su raza ha visto, que tiene una fijación por el café fuerte, que despierta feliz todas las mañanas, que no puede vivir sin su música y que descubrió que le gusta quedarse dormido abrazando a su novia. Eso es belleza universal.

***
Underworld - Beautiful Burnout


Que impresionante es la vida :)

3 comentarios:

Dave dijo...

Y además, qué rica está esta mandarina! Pero estoy más rico yo.

Julio Córdoba dijo...

Esas imágenes hacen sentir como si fuéramos cucarachescos!

Dave dijo...

Sí Julio, en verdad lo somos. Un grano de polvo diminuto girando al rededor de una estrella cualquiera. Que lindo es lo lindo!