sábado, 14 de agosto de 2010

Derechos humanos versus religión

¿Cómo podemos hacerle ver a la gente que los derechos de los demás no les obliga a incurrir en cambios de comportamiento? Si mi vecino tiene novio y viven juntos, eso no impacta quién soy y los "valores" bajos los cuales rijo mi vida. ¿Cuál es el problema fundamental? Que la mentalidad religiosa hace difusa la división de la persona y la sociedad, pues indica que "todos somos hechos a imagen y semejanza de dios". La concepción del individuo se transforma y ahora soy parte de un "grupo santo" que me presiona por controlar mi conducta con respecto a lo que considera es "correcto". En este sentido, si la sociedad se permite "corromper" con cosas que considero "pecado", eso me ensucia y hace que mi familia, mis hijos, mi existencia misma estén en peligro de pérdida de gracia.

Desde niño comprendí la paradoja de la existencia de dios, y decidí ser ateo. Me mantuve alejado de los temas religiosos y me acerqué mucho al humanismo. Me siento un poco tonto al haber ignorado por tantos años la realidad del pueblo en el que vivo, el estado mental de quienes trabajan conmigo, quienes me venden mi comida, quienes inclusive rezan por mi alma. Todo este debate solo me ha hecho despertar, ya no puedo vivir más en un pueblo que prefiere vivir una vida de mentiras antes de aceptar su propia verdad.

A partir de hoy abogaré por un estado ateo, y por difundir el ateísmo a las nuevas generaciones. Es mi deber traer luz a estas tinieblas.

***
Carl Sagan on "God" and "gods"

The idea of a divine creator belittles the elegant reality of the universe.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Primera vez que no disfruto una de tus habladas... la religión o las creencias por lo general son una preferencia, lo que decidimos seguir, asi como para vos el ateismo no es tiniebla, mucho menos lo es para mi la convicción de la existencia del señor...! RECORDEMOS RESPETAR LAS CREENCIAS DE TODOS (sorry pero no pude evitar comentarlo! )

Dave dijo...

Gracias por comentar. Quiero aclarar que respeto la naturaleza espiritual del ser humano, yo mismo quiero trascender pues el amor me mueve a querer prolongar mi vida. Sin embargo la humanidad se sigue flagelando con creencias que provocan odio, ira, rencores, apatía, crímenes, problemas psicológicos, problemas sociales, problemas humanos. Quiero abogar por un mundo sin complejos, sin tabúes, sin problemas existenciales. Si alguien quiere ser espiritual, sealo. Lo que no acepto es que alguien busque gobernar la vida de los demás mediante el miedo espiritual. Si su fe se lo permite, pídale a dios los ayude a ser felices y a sacarle jugo a la vida por el breve lapso que la tienen, pidan por mí, pero sobretodo pidan por ustedes mismos. Y después de pedir: actúen.