miércoles, 12 de noviembre de 2008

Reflexión corta sobre el amor, parte 2


(la parte 1 está aquí)

Si bien a veces parece que estamos tocando a la puerta del cielo, también es cierto que casi siempre la puerta está cerrada pues el miedo a abrir es mayor. A veces se nos llena el estómago de mariposas, solo para descubrir que es misión imposible el amor que tanto anhelamos. Pero qué mayor magia que darte con una puerta que se quiere abrir a vos sin importar los riesgos, y de pronto descubrir un hogar para tu corazón, un hogar donde pueda residir hasta verlo canoso y arrugadito. La pregunta es si este hogar se encuentra en tierras cercanas llenas de confort o si más bien se encontrará en tierras lejanas, llenas de aventura y paisajes desconocidos. La verdad es que nadie lo sabe. Y al final de cuentas, no importa. Lo único que importa es nunca cansarse de buscar este hogar, y una vez veas la puerta, tener la convicción y coraje para tocar, o la valentía para poder abrir. A veces se encuentran amores que valen lo que vale la vida.

***

Bonus!!!

Unas escenas de William Shakespeare's Romeo + Juliet

Debo decir que mi corazón manda. Que rico ver la puerta abrirse el día de hoy.

3 comentarios:

Bekostopolis dijo...

Hola Dave!

Que bonita reflexión, me encanta el final: "A veces se encuentran amores que valen lo que vale la vida". Cuestan pero claro existen, no solamente amor de "romance", amor de amistad, familiar, etc.

Yo intentando dejar de lado mis fantasias infantiles de lo que quiero en una relación, me interesan unicamente 2 cosas ser feliz y producir felicidad a mi pareja, y notar eso en el momento.

Que duró una semana?, o menos?, ni modo gente cambia, relaciones cambian... Mejor quedarme con un "encanto" de unos dias por el resto de mi vida.

Ah y de otros temas, que bueno el BONUS, una de mis peliculas preferidas y esa cancion demasiado romántica :)

Saludos,

Sil vyH e dijo...

Es lo mejor abrir una puerta!!! ... pero si que cuesta mantenerla abierta...

Dave dijo...

Bekostopolis: evidentemente las cosas evolicionan, y nosotros mismos somos parte de ese cambio. A mí también me interesa ser feliz y dar felicidad, pero no estoy dispuesto a darle mi amor a cualquiera. Es esa la razón por la cual me quise recordar lo importante de abrir puertas, nunca sabés lo que te vas a encontrar cuando te abrís a vos mismo.

Silvy: No solo es lo mejor, es rico. Te hace crecer, te da experiencias diga lo que diga la gente. La verdad la felicidad está en uno, y si no probás no ganás. En cuanto a mantenerla abierta, el 50% de la culpa de su cierre es propio, así que uno también tiene que poner de su parte. Un gusto verte comentando por este bosque negro al que llamo mi desahogo.